AUTORREGULACIÓN EN NIÑOS Y NIÑAS

Compartir

La Autorregulación en niños y niñas Por: Ps. Dulfa Escorcia Escorcia Magister en Psicología Terapeuta de Familia y de Parejas Diplomada en Neuropsicopedagogia Las neurociencias conjugadas con teorías como la del apego, la inteligencia emocional entre otras, son puestas al servicio de los procesos de aprendizaje y crianza; haciendo posible que tanto padres como educadores puedan tener un mejor desempeño en sus roles frente al desarrollo de niños y niñas. Cada vez se hace necesario que nuestros niños gestionen sus emociones, en este sentido es preciso conceptualizar sobre la autorregulación emocional como una habilidad que permite el autoconocimiento y reconocimiento de las propias emociones y las de los que nos rodean. Aprender a canalizarlas de manera adaptativa, promoviendo la capacidad de desenvolverse de manera exitosa en los diversos sistemas donde se encuentra inmerso. Ahora bien, para lograr la autorregulación hay que tener en cuenta que las funciones superiores juegan un papel importante, y que estas tienen una relación directa con el desarrollo y maduración cerebral, la cual inicia en el tallo y finaliza con el proceso de mielinización el cual se concreta al finalizar la adolescencia, es decir que va paralelo al desarrollo evolutivo. Gracias a las neurociencias sabemos que el cerebro ante el estrés libera gran cantidad de hormonas que prepara al cuerpo para reaccionar ante posibles riesgos; ahora bien en el caso de los niños que son expuestos por periodos largos y continuos de estrés, se altera la química cerebral y a futuro predisponen a la hipersensibilidad, a la depresión, y a la ansiedad. Es vital el acompañamiento de un adulto sereno, con buena autorregulación para facilitar el desarrollo de la autorregulación emocional en los niños; sin embargo es posible que usted como padre o educador pierda la calma por un momento, esto no lo hace mal padre o mal educador lo hace humano, y es allí el momento de reconocerlo y retornar a la calma. Tips para desarrollar autorregulación en niños y niñas • Acompañar y acoger al niño cálidamente. • Brindar contención emocional afectuosa (un abrazo sin reproches). • Poner en palabras los gestos y actitudes de los peques, ejemplo “veo que estas molesto porque no obtuviste el juguete”, “¿cómo te puedo ayudar?”. • Animar al niño para que exprese las emociones y acepte el retorno de la calma. • Crear un espacio para tiempo fuera que sea positivo, donde pueda disminuir la tensión y descargar la emoción a través de actividades como escuchar música clásica, leer una historieta, manipular plastilinas, colorear, rasgar papel. • Enseñar técnicas de relajación, esto se puede hacer tanto en los sistemas familiares como los educativos. • En los colegios y en casa se recomienda trabajar la identificación de emociones a través del reconocimiento de imágenes, lectura de cuentos infantiles, juego de roles. • Los niños


Gallery Image


Galería fotográfica